Llámanos somos tu centro Quiropráctico!

Efectos y aparición de la Menopausia

La desaparición de las hormonas femeninas tiene múltiples efectos y repercusiones sobre el cuerpo femeninio. Las mujeres entran en la menopausia alrededor de los 51 años y los síntomas pueden sentirse de manera más intensa sobretodo cuando se detienen los periodos y en los dos años posteriores. Los principales síntomas que se dan son: cambios de temperatura, ansiedad, migrañas, tensión, estrés… El sistema hormonal nos está mandando señales alterades. Es la manera en la que nuestro cuerpo nos comunica que necessita reequilibrarse.
Osteoporosis en la Menopausia
Las mujeres pierden densidad ósea de forma más rápida en los los primeros dos años, cuando los niveles de estrógeno disminuyen. Esto puede conducir a la osteoporosis y fracturas de huesos. Éstos se renuevan y reparan constantemente a través de un proceso llamado remodelación ósea. Por eso es importante llevar una dieta equilibrada rica en calcio fósforo y vitamina D como por ejemplo los lácteos (queso, yogur, leche, mantequilla…) Las legumbres dentro de este grupo tenemos que destacar la soja, una de las más ricas en calcio, también lo podemos encontrar en los Frutos secos, las verduras, hortalizas, frutas, pescados y mariscos.
Con esta dieta ayudará a asegurar que los huesos estén bien reparados y fortalecidos. Caminar diariamente puede ser un buen deporte para su prevención.

La Quiropráctica está especializada en la columna vertebral y el sistema nervioso y es la ayuda indispensable para que el cuerpo funcione con mayor capacidad y mayor equilibrio, así mismo,también ayuda dando estabilidad a nuestro estado emocional y físico.
Se ha demostrado que recibir ajustes quiroprácticos en procesos de menopausia y con osteoporosis es perfectamente segura para ellos , siempre realizando un estudio previo y practicando la técnica adecuada según el estado de cada paciente.

Hay que tener en cuenta que no hay cura para la osteoporosis, por ello los métodos de tratamiento están destinados a reforzar la pérdida de masa ósea o retrasar su progresión.
De ahí la importancia de los cuidados quiroprácticos, que siendo un método totalmente seguro, ayuda a devolver a la columna vertebral y a las articulaciones su rango de movilidad correcto.