Llámanos somos tu centro Quiropráctico!

¿Sabías que estos hormigueos pueden tener como origen una afección del sistema nervioso por culpa de una subluxación articular?

Las parestesias, no son sensaciones reales, no porque no se las sienta, sino porque en sí no hay hormigas, ni alfileres en la zona, sino que son efectos de la irritación de alguno de los nervios periféricos que inervan las manos, y por lo tanto, es una señal de que algo no está funcionando bien.

Muchas personas no saben que los quiroprácticos también se ocupan del sistema nerviosos central y pueden ayudarte con ello. Cuando una vértebra o más se ven bloqueadas o pierden su posición normal, éstas pueden comprimir las salidas nerviosas irritando o pinzando raíces nerviosas y causar una serie de alteraciones al sistema nervioso. Si bien es cierto pueden haber otras causas, como te hemos comentado el especialista quiropráctico está capacitado para detectar la causa y solucionarlo.

Síntomas que puedes sentir en tu cuerpo cuando hay una vértebra subluxada:

Alteración en la sensación tanto en dedos de la mano y pies

Entumecimiento en brazos, muslos y piernas

Hormigueos, parestesias en cualquier parte del cuerpo (cara, lengua, cuello, cabeza, etc. y más frecuente en dedos, manos, pies, piernas y brazos)

Electricidad

Pérdida de fuerza al sostener un objeto

Perdida de equilibrio al caminar

Pesadez en brazos y/o piernas

Calambres

LA SOLUCIÓN QUIROPRÁCTICA A TUS ADORMECIMIENTOS Y HORMIGUEOS

Los ajustes quiroprácticos actúan liberando las compresiones nerviosas que provocan los hormigueos y/o adormecimientos hacia los brazos y piernas y resto del cuerpo. El quiropráctico  coloca las vértebras y articulaciones subluxadas en su posición correcta devolviéndoles la movilidad correcta para que el nervio deje de estar comprimido y funcione sin interferencias. La articulación afectada puede seguir su normal proceso curativo y el síntoma de hormigueo y/o adormecimiento desaparece.